martes, 9 de agosto de 2016

Dark Matter, por Blake Crouch

Jason Dessen vive su vida de una manera regular. Está felizmente casado con Daniela Vargas, y tienen un hijo, Charly, de 14 años de edad.

Jason es un profesor de Física en una escuela, y Daniela es ama de casa. Se podría decir que ambos dejaron una vida promisoria por la noticia repentina de que serían padres de Charly. Daniela era una muy buena artista visual, y Jason un físico prominente a quien muchos veían con un muy buen futuro. A pesar de que esta vida «que pudo ser» salía a relucir de repente en sus conversaciones, ninguno de los dos negaba que eran felices.

Esa noche, Ryan Holder, el mejor amigo de Jason en la universidad celebraba que había ganado el premio PAVIA por su investigación neurológica de la corteza frontal del cerebro. El premio dotaba a los ganadores de un millón de dólares y de prácticamente todas las puertas abiertas para una carrera prolífica en ciencia. Jason no quería ir ya que estaba un poco alejado de Ryan, sin embargo Daniela lo convence de que vaya un rato al bar con los amigos y que regrese para cenar juntos. Algo renuente, Jason va al bar en donde se encuentra con Ryan y ambos comienzan a conversar sobre su pasado y vuelve a relucir el pasado de Jason como una joven promesa en la Física. Jason se toma una o dos copas y sale del bar para llegar a tiempo a cenar con su esposa.

Mientras camina de regreso, nota que alguien se le acerca muy rápido, demasiado rápido, y cuando lo alcanza, nota que la persona trae una máscara y una pistola. El tipo de la máscara le pide que suba a una camioneta en donde Jason maneja hasta que llegan a un tipo almacén abandonado. Durante el trayecto, su captor le hace preguntas personales raras sobre su esposa, su hijo, su trabajo, las cuales Jason responde renuente mientras trata de analizar su situación y las posibles salidas. Le pide que se quite la ropa en medio del frío congelante de Chicago. Lo hace caminar por algunos pasillos hasta que Jason cae, y mientras el hombre enmascarado tiene a Jason sometido, le comienza a inyectar algunos fármacos por su pierna. Lo hace caminar aún más hasta que llegan a un lugar y el captor le dice que se cambie la ropa por una que ya tenía lista. Jason trataba de pelear contra los efectos calmantes de las drogas, cuando su captor le dice:

–Ha sido un largo camino. No puedo creer que esté aquí viéndote y hablando contigo. Sé que no entiendes pero hay mucho que te quiero preguntar.
–¿Sobre qué?
–Sobre qué se siente ser tú, ¿Cómo te sientes con tu lugar en este mundo, Jason? –¿Estás feliz con tu vida? Mataste tu ambición, ¿verdad?

Después de varias preguntas, Jason se va quedando dormido poco a poco, y su captor lo inyecta de nuevo y saca un ámpula con otra droga.

–Siento mucho que tengo que hacer esto, Jason. Pero lo hago por nosotros dos.

Mientras Jason está por dormirse por completo, pregunta con una voz adormilada –¿ahora qué?

–No me creerías si te dijera…

Jason despierta poco a poco en un lugar desconocido.  Conforme va despertando más y más, se da cuenta de que no conoce a las personas que están a su alrededor, y una persona que Jason jamás ha visto en su vida se acerca a él y le dice «Bienvenido de vuelta, mi amigo».

En este libro, Blake Crouch hace una propuesta muy buena sobre mundos paralelos, el multiverso y la superposición cuántica y el tema principal es si has tomado las decisiones correctas en tu vida. Jason tendrá que luchar para entender lo que pasa y tratar de volver con Daniela y con Charly en un mundo que no es el de él.



martes, 26 de julio de 2016

Suffer the Children, por Craig DiLouie

Ya tenía rato que no leía algo de horror. Yo creo que lo último que leí fue por allá del 2006, era un libro de vampiros contra nazis, o algo así.

No hace mucho, Peter Clines (del cual hice una reseña, y ahorita que me acuerdo me falta escribir otra de su libro 14) recomendó por el tuiter Suffer the Children y me llamó la atención. Esto ya tiene un ratillo, y antes de Suffer the Children me eché uno o dos de los géneros que normalmente leo; crimen y ciencia ficción. Cuando terminé iba a comprar otro de ciencia ficción pero recordé que tenía este pendiente. Lo compré un poco renuente ya que me he alejado del género, pero no me arrepiento.

El libro se desenvuelve en una pequeña ciudad de Michigan en donde la historia sigue a tres familias diferentes. Doug y Joan Cooper que tienen 2 hijos, Nate y Megan. Ramona, una madre soltera que tiene a su hijo Josh, y a David y Nadine que tuvieron un hijo pero que murió en un accidente de tráfico.

Joan tiene una guardería en donde cuida algunos niños, entre ellos a sus propios hijos y a Josh, el hijo de Ramona. Ramona es una ejecutiva exitosa en una empresa, David es un pediatra, y Nadine es enfermera.

El libro va siguiendo a estos personajes los cuales tienen una vida bastante regular y normal, pero de repente, todos los niños de la ciudad y del mundo entero, caen muertos. Así nomás. Muertos. Incluyendo a los bebés en los vientres de sus madres.

El pánico comienza a apoderarse de la ciudad ya que el evento, está por demás decirlo, es aparte de trágico, sin precedentes.

La ciudad no tiene los recursos como para enterrar a todos los niños y darles una buena sepultura. Se tienen que adaptar hospitales para que funjan como morgues, los doctores no se daban abasto para hacer las autopsias y al mismo tiempo analizar lo que estaba sucediendo, en fin, un total y entendible caos.

La ciudad decide que para evitar propagación de enfermedades, los niños se iban a enterrar en una enorme fosa común, esto es para los niños de bajos o medios recursos, los ricos sí tenían los medios para hacer todo lo que normalmente se hace cuando hay que enterrar a alguien.

A los tres días de que los niños mueren, la gente comienza a notar que por las calles, algunos niños andan vagando buscando a sus padres. Doug y Joan que habían enterrado a los suyos en la fosa común, manejan desesperados para buscarlos y logran desenterrarlos y para su sorpresa, los niños estaban «vivos».

La gente celebra el acontecimiento y creen que Herold’s disease (así es como se le llamó a la enfermedad) había cesado. Sin embargo, los niños tienen algo «raro», están pálidos, huelen a cuerpo putrefacto, sus abdómenes están teñidos de color verde y morado por la putrefacción, algunos padres meten a bañar a sus hijos y notan que un líquido negro les sale del recto. Están vivos pero al mismo tiempo parecen muertos.

Al poco tiempo, Nate, el niño de Joan dice que tiene hambre y con una voz muy débil dice que quiere sangre. A Joan se le hace muy raro pero por la insistencia de su hijo se hace una pequeña cortada para darle sangre y con esto, Nate vuelve a ser el niño que siempre fue, aunque por solo un momento. Pasa poco tiempo para que los papás se den cuenta que los niños vuelven ahora sí a la normalidad cuando se les da sangre humana como alimento. El efecto de la sangre administrada dura cierto tiempo y cuando pasa, los niños mueren de nuevo. Algo un poco horroroso para los padres.

¿Hasta dónde llegará un padre para recuperar a su hijo? ¿Qué harán los padres cuando ya no puedan darles su sangre?

Suffer the Children es un muy buen libro en donde el horror viene por una parte del hecho que he estado narrando, pero la otra parte viene de los padres desesperados, y es una muy buena propuesta en el género de los vampiros, combinada con apocalipsis y fin del mundo.


Creo que hasta aquí es una buena premisa y ya no le sigo para no echárselos a perder.




El siguiente será Dark Matter, de Blake Crouch.

jueves, 19 de mayo de 2016

The Last Girl, por Joe Hart.

Terminé este libro y la verdad es que está muy bueno.

La humanidad está por irse al carajo, pero en esta ocasión no es por invasión extraterrestre ni por bombas nucleares, sino porque hay una condición médica misteriosa que hace que el nacimiento de niñas haya sido reducido del 50% al 1% en todo el mundo. Esto comenzó en el 2016, y para el 2018, la epidemia estaba al máximo.

El libro comienza narrando noticias y escritos de algunos políticos en donde tratan de explicar pobremente el fenómeno de la reducción de estos nacimientos. Te deja la sensación de que no saben qué es lo que está pasando y desde ahí me enganché con el escrito.

El principal personaje en que se  basa el libro se llama Zoey, una chica de 20 años que vive en el ARC (Advanced Research Compound). Este complejo fue construido por el National Obstetric Alliance (NOA) para proteger a las pocas niñas que nacen y para investigar el fenómeno para tratar de encontrar una solución.

O sea, NOA’s, ARC. :)

Zoey es una de las chicas, junto con Penny, Lily, Meeka, entre otras, que se encuentran en este complejo. El complejo ARC tiene sus reglas y son bastante estrictas. Las chicas no pueden estar solas con los chicos. Si hacen algo que se considere incorrecto, las pueden enviar a «la caja», que es un cuarto oscuro como castigo. También, les tratan de lavar el cerebro a las chicas diciéndoles que la razón por la cual están ahí es por el «bien superior» (the greater good) el cual es la posibilidad de repoblar, en la medida posible, la Tierra, y hasta tienen sesiones en donde repiten incansablemente el himno o misión del ARC, el cual es impuesto siempre por Ms. Gwen, una de las instructoras del ARC la cual es una persona demasiado estricta.

Cada una de las chicas tiene un clérigo o asistente asignado para ayudarlas y para protegerlas. El de Zoey se llama Simon, y ellos han entablado una buena relación casi de padre-hija. Simon y su hijo Lee son dos de los personajes secundarios importantes en la trama ya que, Lee y Zoey, están formando una relación romántica prohibida.

Las chicas tienen una idea vaga de lo que pasa afuera ya que Ms. Gwen les dice afuera del complejo solo hay devastación ya que hubo una plaga vírica la cual fue la culpable de la reducción de los nacimientos de niñas, Zoey tiene sus dudas, pero tiene más dudas sobre otra de las reglas. Cuando las chicas cumplen 21 años, pueden ser iniciadas o inducidas, esto es que al cumplir esa edad, ellas dejan estas instalaciones para reunirse con sus padres y vivir en una zona segura. Las chicas que se van debido a esto, jamás son vistas de nuevo por las demás chicas y nunca saben noticias de ellas.

Zoey tiene 20 años y dentro de poco cumplirá 21, pero ella tiene demasiadas dudas sobre lo que les han repetido hasta el cansancio sobre la reunión con sus padres al llegar a esa edad, así que, después de estar cansada de las reglas estrictas y de que la enviaran una vez a la caja por mala conducta, decide hacer un plan para escaparse. A partir de aquí (por si la historia no es suficientemente interesante) se pone mejor.

Hasta ahí la premisa.

Este libro es el primero en una trilogía, el segundo en la serie sale en septiembre. Estaremos al pendiente.


martes, 26 de abril de 2016

La Islandia superatea

Hace un par de días vi una noticia que llamó mi atención por un momento pero no le di mucha importancia. La noticia era que en Islandia, el 100% de la población menor a 25 años es atea. Esto se hizo mediante una encuesta.

Se me hizo un número bastante alto, así que me puse a rascarle un poquito más y me encontré que la encuesta no preguntaba directamente a los encuestados si eran ateos o no, sino que había una pregunta que estaba mal planteada como para asumir por medio de la respuesta si la población es atea o no.

La pregunta de opción múltiple era: ¿Cómo crees que se creó el mundo? Las opciones eran:

1.       El mundo comenzó con el Big Bang
2.       Dios creó el mundo
3.       No sé / No tengo una opinión
4.       Algo más

Aparte, se les ofreció a las personas escribir otras respuestas más personales y mucha gente lo hizo. Sería interesante saber qué escribieron.

El sacerdote Gunnar Ingi Gunnarsson dice: «Me considero un cristiano conservador, pero también creo en la teoría del Big Bang, ¿cómo es posible responder esa pregunta?» Tiene razón.

Aunque la hipótesis de un ateo bien pudiera ser «si eres creyente, no puedes creer en el Big Bang», la práctica nos indica que hay muchas personas que son creyentes y creen en las Teorías científicas del Big Bang o la Evolución y contestar la pregunta con la opción (1) no necesariamente indica que estamos hablando con un ateo.

Es bien conocido que Islandia tiene un buen porcentaje de población que son ateos. En 1996, el 87% de los islandeses decían ser «religiosos» y el 13% «no religiosos» o «ateos». En el 2012, la categoría «religiosos» cayó al 57%, mientras que el 31% decían ser «no religiosos» y el 10% se definían como «ateos». Una gran diferencia.

El caso de Islandia es interesante. La Iglesia era la dueña del 70% de la tierra en Islandia, la cual cedió al estado en intercambio de que les mantuvieran monetariamente a los sacerdotes y de acuerdo a lo que he leído, la secularización va muy bien encaminada.

La encuesta también mostró que el 72% de la población quiere una verdadera separación Iglesia-Estado, y como la encuesta la organizó la Asociación Ética y Humanista Islándica, muchos la ven como una presión política para realizar esta separación.

He visto algunos memes en donde se menciona que Islandia o Suecia tienen un buen porcentaje de ateos y que la vida es mucho mejor que otros países bastante religiosos, el crimen es bajo, la seguridad social es alta, y cosas de ese tipo. Y el meme pregunta, ¿en dónde está la vida de pecado y destrucción que mencionan los religiosos? Es un buen argumento para atacar la generalización de que solo la religión hace persona buenas, pero nada más. El ateísmo en mi opinión no es una vacuna que previene que creas otras tonteras o que seas ojete. En el viejo foro de Ateísmo desde México había un ateo que creía en el Karma, jojojojo.

No sé si haya grupos ateos que se hayan agarrado de este estudio para «presumir» que el ateísmo es la onda (aunque no lo dudaría), pero estas encuestas (así como en todo) hay que cuestionarlas y ver si tienen un trasfondo o una agenda, lo cual en este caso se ha confirmado.

Lo más relevante es que Islandia niega la existencia de dioses, pero no de duendes, trolls ni del Monstruo Volador de Espagueti. Aunque este último, todos sabemos que sí existe.

Ramén.




domingo, 27 de diciembre de 2015

The Fold

Pues este blog ya se está convirtiendo en reseñas literarias, pero bueno… 

Acabo de terminar el libro The Fold, de Peter Clines. Cuando lo compré pensé que iba a estar medio regular, pero la verdad es que me ganchó desde el principio y me gustó bastante.

Leland “Mike” Erikson es un profesor de literatura inglesa en una preparatoria común y corriente, en una ciudad equis y con una vida más que convencional. Un buen día, su buen amigo Reggie Magnus, que es un ejecutivo de DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency), lo visita para proponerle que vaya a trabajar con él. Mike le responde que qué le hace pensar que en esta ocasión sí va a acceder ir con el debido a que en años anteriores Reggie le había hecho muchas propuestas de trabajo y Mike nunca aceptó.

¿Qué pudieran tener en común un ejecutivo de DARPA con un profesor de literatura de una preparatoria? La característica de Mike es que tiene un coeficiente intelectual muy elevado, y aparte posee una memoria eidética (de esas personas que pueden recordar muchas cosas con un gran nivel de detalle).

El meollo del asunto es que unos científicos liderados por Arthur Cross y patrocinados por DARPA han encontrado la manera de la teletransportación por medio de una puerta a la que llaman The Albuquerque Door

¿Cómo funciona la puerta? He ahí el problema. Reggie no sabe debido a que una de las condiciones de Cross y su equipo de científicos es no revelar nada acerca del funcionamiento de la puerta a nadie.

Reggie tiene dudas del trabajo de Cross, sobre todo por un «accidente» que sucedió y a que DARPA están algo ciegos en lo que hace Cross, es por eso que Reggie quiere que Mike le ayude debido a que es un investigador nato al estilo de Sherlock Holmes.

Esto es la premisa, y creo que no di detalles del libro que les haya echado a perder las cosas.

Digamos que la primera parte del libro está buena, pero la parte final es muy buena con unas excelentes propuestas y sorpresas que dan ganas de que haya una secuela. Los personajes son divertidos, sobre todo Mike y Sasha que es muy mal hablada. Tiene misterio, humor, suspenso, y ciencia ficción.

El libro es fácil de leer, no tiene muchas explicaciones científicas muy densas y cualquiera lo puede entender.

Échenle un vistazo a The Fold, si son fans de la Ciencia Ficción, creo que no se van a arrepentir.

viernes, 3 de julio de 2015

Wool

No hace mucho me eché The Road de Cormac MCccarthy. La historia me deprimió y creo que es uno de los libros que más me han llegado. Después de terminarlo, me puse a buscar recomendaciones de otros libros post apocalípticos, y me encontré con Wool, de Hugh Howey.

Ya he hecho algunas reseñas de libros y pensaba en no hacer una para este puesto que, de ciencia no tiene mucho, más bien es ficción apocalíptica, pero dije «Meh».

Trataré de no echarlo a perder, pero si de plano no se quieren enterar de nadita, pues dejen de leer, metiches.

Después de un holocausto el cual no se describe mucho algunos se ven forzados a buscar alternativas de sobrevivencia puesto que afuera el clima es hostil, hay gases tóxicos y demás, esto es algo convencional en este tipo de libros. En este caso, las personas construyen algo que se llama el Silo, como un silo para guardar granos, solo que este silo está enterrado.

El silo tiene varios pisos, bueno, muchos pisos en realidad, 144 para ser exactos. El piso de la siembra, el de la energía, el comedor, etc, y tiene el de más arriba que es la administración y el exterior solamente se puede ver por medio de unas cámaras que proyectan una imagen.

La regla más importante del silo es no decir que quieres salir. Si lo dices porque ya no aguantas estar encerrado o por cualquier otra razón, el castigo es que te manden afuera a «limpiar», o lo que es lo mismo, que te manden afuera para que conozcas a San Pedro, y mientras esperas tu muerte, limpias las cámaras que graban afuera. También, a los criminales se les ordena que salgan a «limpiar». Nadie de los que sale a limpiar vive para contarla.

El silo tiene una administración algo democrática, está el presidente, el sheriff, el deputy y el encargado de Sistemas (IT), el cual es el puesto más importante, de hecho, el presidente reporta para los de IT.

El libro comienza con el Sheriff Holston. Holston perdió a su esposa en una de las «limpiezas», ella pidió salir debido a que descubrió algo turbio en la administración del silo y los de IT. Jamás regresó. Holston pasa tres años investigando y al final pide también salir para nunca volver.

Este pedacito de la historia representa la primera parte del libro. Esta primera parte fue lo primero que Howey escribió como cuento corto. Debido a que ganó gran popularidad, la gente pidió que escribiera más, y así es como nació Wool.

Después de la muerte de Holston, había que escoger a otro Sheriff para que llevar el orden del silo, así es como llega nuestra protagonista de la historia, Juliette.

Juliette comienza a trabajar como Sheriff, sin embargo, sus primeros días se ven agobiados debido a que a la presidenta la envenenan, y en poco tiempo, el deputy (que era amante de la presidenta) se suicida. Algo no tan padre como para comenzar en una nueva chamba.

Juliette, al igual que la esposa de Holston, descubre que hay algo oscuro en la administración del silo debido a que se pone a repasar las notas y la computadora de Holston. IT la descubre y es ordenada a que salga a limpiar, pero… sobrevive.

Creo que no voy a decir más, la premisa está clara y sin dar muchos detalles, creo yo. El libro comienza un poco lento, pero conforme va avanzando va adquiriendo velocidad y algo de misterio.

No voy a decir que es, como dicen algunos «lectura obligada», porque esta frase se me hace muy mamerta, pero sí diré que lo disfruté mucho y que si les gusta la ficción después del apocalipsis, pues Wool es una muy buena opción.

Después de Wool, Howey escribió la precuela Shift y la secuela Dust, habrá que echarles una vista.

Chido.


lunes, 13 de abril de 2015

The Martian

Terminé el libro The Martian de Andy Weir, y pues quedé fascinado. 

Es en el futuro, sin embargo no se especifica cuánto tiempo. NASA ha tenido ya dos misiones a Marte, llamadas Ares , nuestro protagonista, Mark Watney, era un  Ingeniero Mecánico y Botánico en la tercera misión al planeta rojo.

Debido a una tormenta de arena, se queda varado en Marte y sus compañeros lo dejan atrás puesto que pensaban que había muerto ya que una de las antenas se había desprendido y le había agujerado el traje y herido en un costado. Tirado, sus compañeros decidieron irse ya que la misión había sido cancelada desde la NASA por dicha tormenta de arena.

El libro trata de cómo Watney trata de sobrevivir en Marte por mucho tiempo con su conocimiento y entrenamiento científico y está estructurado en formas de entradas de bitácora, me recordó un poco al libro Drácula, que son puras cartas y más cartas, algo así es este libro. En estas bitácoras narra lo que hizo, lo que salió bien, lo que salió mal y lo que piensa hacer para sobrevivir.

Se podrá pensar que narrar la sobrevivencia de una persona en Marte pudiera ser aburrido, sin embargo, este libro es de ciencia ficción dura, y todo lo que hace Watney por sobrevivir, tiene algún fundamento científico que, no solamente lo hace entretenido, sino que es una oportunidad para aprender algo de ciencia, aún y cuando nunca vayamos a usar lo que él describe, a menos que se anoten en el proyecto Mars-1.

Otra de las cosas interesantes del libro es que hace bastantes cálculos matemáticos para sobrevivir. ¿Cuántas calorías va a necesitar? ¿Cuántas papas? ¿Cuánta agua? ¿Cuánto todo? Se va a ese detalle puesto que para Watney no hay opción más que racionar los elementos con los que se queda y calcular.

El libro trae humor negro, desesperación, y justo cuando una bitácora termina con un final feliz y con un futuro esperanzador, la siguiente entrada de bitácora comienza con un “I am fucked and I’m gonna die!”

Watney no hubiera podido sobrevivir solo, y realmente pensaba que estaba solo, sin embargo, la NASA, mediante sus satélites en Marte se dan cuenta de que sobrevivió y tratan de comunicarse con él.

No quiero ahondar mucho en el libro ya que caería en los llamados spoilers, ya sería cuestión de cada quien el leerlo si gusta.

El autor del libro se llama Andy Weir, es el hijo de un físico de partículas y es un nerd del espacio. Se nota que es un nerd porque durante todo el libro se nota que se tuvo que meter muchas horas leyendo sobre Marte, Química, Física, Astronomía, Geología de Marte y un sinfín de literatura técnica para hacer este libro lo más apegado a la ciencia que fuera posible. Y lo logró. Aunque, leyendo la entrada de Wikipedia, algunas de las tecnologías en las que se basa este libro aún están en desarrollo.

Al momento de comprar el libro yo no sabía que se está planeando una película y que va a ser dirigida por un grandote, Ridley Scott (Alien, Gladiador) y será protagonizada por Matt Damon como Mark Watney.

Esta película se unirá a la poca cantidad de películas basadas en libros que haya leído, no soy tan purista, solamente espero que hagan buen trabajo (no como en Soy Leyenda).

Ya la quiero ver.

martes, 3 de marzo de 2015

De pizza, heces, y extraterrestres

–¿Qué tal?
–Pues aquí, llegando.
–¿Trajeron la mercancía?
–Sí.
–¿Y?
–Pues nada. Ya la entregamos a producción.
–¿Te llevaste al dibujante de nuevo?
–Sí
–¡Chingado! Te dije que no lo hicieras.
–Oye, primero, el presupuesto que hay no da para entrenar a muchas personas a que manejen la nave en esa atmósfera y con esa gravedad. Segundo, es el mejor piloto que hay. Solamente que le gusta hacer dibujos en los campos. Aunque esta vez me llevé algunos aprendices para entrenarlos. Tienes que admitir, le salen muy bien los dibujos.
–Eso sí. Pero ya ves que la vez pasada nos llamó la atención el supervisor de que no dejáramos dibujos en los campos de trigo porque los terrestres habían comenzado a sospechar de nuestra presencia y que esos dibujos llamaban demasiado la atención.
–Sí, pero nuestra ventaja es que tienen unas personas que se auto llaman “escépticos” y son nuestros mejores aliados. Tachan a los que dicen que los que hacen esos dibujos somos extraterrestres como unos loquitos.
–¿Y lo creen?
–Algunos. No todos. La mayoría no se los cree.
–Pues benditos escépticos. ¿Se trajeron el trigo?
–Sí. Todo lo que cupo en la nave.
–Bien. ¿Vacas y toros?
–Sí. Pero según los de Investigación y Desarrollo dentro de pronto no va a ser necesario porque los vamos a hacer que se reproduzcan en la madre nodriza.
–¿Crees que resulte el proyecto?
–Pues según lo que vi en los videos, probablemente sí.
–¿No puedo creer que no hagan tanto escándalo por que les falta ganado?
–Pero sí notan que les falta y que hemos mutilado algunos, sobre todo al principio de cuando llegamos. De hecho, al pendejo de Kynnl lo vieron el otro día.
–Sí me enteré. Leí el reporte. Estuvimos al pendiente de sus noticias. Nos llamaron “chupa” algo, ¿no?
–Chupacabras.
–¡Ándale! Chupacabras. Nombre raro. Pero sus medios de comunicación como que no hicieron tanta investigación.
–Sí hicieron, pero de nuevo, llamaron a los autonombrados “escépticos” y sin ir ni estar en el lugar, los tacharon de loquitos.
–Nuestros aliados. ¿Y qué le pasó a Kynnl?
–Nada. Sigue yendo en las misiones. Solo que ahora sus compañeros le llaman el Chupacabras. Se enoja pero se aguanta.
–Lo llamaré así en cuanto lo vea. ¿Cuántos humanos se trajeron para que produzcan?
–Como 257.
–¡Ah! Menos que la vez pasada.
–Sí. Es que ahora escogimos a los más gordos. Nos fuimos a un país que le llaman “México”. Ahí tienen un chingo de gordos y gordas.
–Ah, excelente. El otro día probé producción de estos de “México” y es exquisita.
–¿Me guardaste algo?
–De hecho sí. Ten. Prueba.

Palxxa probó la producción de México, y exclamó.

–¡Mierda! ¡Qué exquisita mierda!
–Sí. Les sale bien.
–Gracias por guardarme. Oye – continuó Palxxa – ¿Cuándo vamos a ir otra vez a “La Tierra”?
–Pues mira, no se sabe. Se supone que con lo que vamos a hacer con los toros y vacas con eso tenemos leche para obtener carne y queso. Sin embargo, hay dos problemas. No hemos podido establecer en dónde cultivar el trigo para obtener el pan. Y el otro problema es que no hemos podido solucionar el hecho que los humanos se mueren.
–Pero se reproducen igual que las vacas y los toros.
–Sí. Y de hecho, los de I y D han logrado que se reproduzcan, y los humanos resultantes son muy buenos productores y defecan a cada rato. Solamente que en esas etapas sus heces no saben tan bien. Hay que esperar demasiado tiempo para que puedan consumir pizza y que sepa mejor.
–Entiendo. El otro día probé heces de bebé y como que le falta algo de “punch”.
–Sí. Aparte son difíciles de maniobrar y chillan mucho. Y luego las mujeres se ponen muy locas y se quieren andar matando.
–¡Qué dilema!
–Ya sé. Oye, ¿recuerdas cuando apenas llegamos aquí y hacíamos experimentos y nos equivocábamos de agujero con los humanos?
–Jajajaja. Lo recuerdo muy bien – rió Palxxa – Esa vez fuimos a una sección que le llaman Estados Unidos.
–Sí. No recuerdo por qué los dejamos libres y los soltamos en su sección.
–Fueron órdenes del jefe, creo. Esos tenían unas cosas que le llaman armas y creyó que si seguíamos en esa sección, alguna vez podríamos entrar en guerra.
–Ya. Recuerdo. Esa vez recuerdo que estuvimos al pendiente de sus noticias y sí salieron nuestros especímenes en la televisión diciendo que hicimos experimentos en sus anos.
–Sí. De alguna manera los “escépticos” los convencieron de que no era cierto. Esa vez sí la vi cerca.
–Yo igual. Hasta pensé que ya no iba a ser supervisor.
–Y luego hay unos en ese país que se autonombran vegetarianos, y la verdad sus heces nomás no
–Sí, recuerdo que no sabía bien. Pinches vegetarianos nadie los quiere.
–¿Ya está la producción de pizza para darles de comer a los humanos?
–Sí. Ya están a todo lo que da. Ya me está dando hambre.
–¿Trajeron trajes espaciales para los de la cocina?
–Sí. Ya ves que el olor de la pizza es insoportable.
–Nombre, si nomas de acordarme me dan ganas de vomitar. Hoy que hemos cumplido otra misión, me gustaría brindar con todos.
–Oh, sí. Estaría bien.
–Solo que no sé por quién brindar.
–Pues por los escépticos. Sin ellos no estaríamos aquí.
–Buena idea. ¡Por los escépticos!
–¡Por los escépticos!


martes, 6 de enero de 2015

La medicina alternativa no es inocua

Hablando de las seudociencias y la llamada Medicina Alternativa, una de las cosas más peligrosas que puede uno hacer cuando se tiene una enfermedad es abandonar un tratamiento e irse por este tipo de terapias. Es muy peligroso.

Como ya saben, en este espacio se trata de analizar la ciencia de la medicina alternativa y sus consecuencias en el consumo humano. Aquí hemos analizado la homeopatía, acupuntura, iridología, y algunas otras pseudociencias y la conclusión a la que he llegado basándome en la ciencia (o falta de) que ofrecen es que son totalmente inútiles.

La medicina convencional ha pasado por muchas pruebas que la hacen hasta cierto punto efectiva en contra del mal que le aqueja a alguien. En ocasiones se recomienda que las personas no dejen su terapia, y si quieren consumir medicina alternativa por cualquier razón, pues está bien, no pasa nada. Esta recomendación no es del todo alocada, sabemos bien que el consumir homeopatía no va a afectar en nada a la terapia convencional puesto que la homeopatía es pura agua.

Sin embargo, hay ciertas ocasiones en las que la medicina alternativa pudiera afectar o intervenir en el efecto tratamiento científico que esté llevando una persona. Estoy hablando del siguiente reporte. El estudio es bastante específico. Habla específicamente del tratamiento de quimioterapia y su relación con el consumo de algunos suplementos en su mayoría herbolarios.

El estudio encontró que el consumir estas sustancias interfiere directamente en contra del tratamiento de quimioterapia y radioterapia de tres maneras. Una es que aumentan el efecto de la quimioterapia pudiendo llegar a una intoxicación severa, otra es aumentando los efectos colaterales y la otra es reduciendo el efecto de la quimioterapia o radioterapia. Por cualquiera de estos frentes, la cosa se complica y pudiera llegar a un efecto totalmente negativo.

Esto es particularmente dramático si se toma en cuenta que en México se usan muchas hierbas y todo tipo de tratamientos alternativos para el tratamiento de cualquier enfermedad y no solo hay hierberos, sino que éstas se recomiendan de boca en boca y caemos en referencias de terceras personas sin una receta o una real confirmación de la eficacia, y tomando en cuenta que cualquier hijo de Adán y Eva se considera un “experto hierbero”, pues usted ya sabrá las consecuencias finales que se pueden esperar.

El estudio analiza las siguientes sustancias las cuales son las que usan los pacientes con cáncer para “complementar” su tratamiento: aceite de pescado, cúrcuma, coenzima Q10, cardo lechero, té verde, jengibre, lactobacillus, caramelo de orozuz, astrágalo, y hongos reishi y menciona que todas pueden tener efectos sobre el tratamiento.

El reporte también menciona que los pacientes con cáncer pudieran sentir presión de familiares y amigos para usar terapias alternativas y pudieran experimentar culpa si no lo hacen. Esto es particularmente cierto en mi caso. Desafortunadamente perdí a mi papá el pasado 20 de septiembre a causa de melanoma maligno y no fueron pocas las referencias de hierbas, “doctores” en medicina alternativa, terapias energéticas e imanes que le sugirieron algunos familiares y amigos. Se entiende, era una situación desesperanzadora y lo que se quería era ayudar. Recuerdo bien que mi papá las consideraba como opción y nos hacía la difícil pregunta, “¿Cómo ves? ¿Lo intentamos?” No es difícil contestar que no, sin embargo él se sentía con la presión de ellos. Desafortunadamente murió, y uno se queda con la espinita.

El reporte también menciona que si algunos pacientes entran en estas terapias alternativas, probablemente no sean candidatos a estudios de terapias más modernas debido a la posible interacción de estas sustancias. O sea, por todos lados, no es conveniente.

Por otro lado, ¿realmente los doctores con los que contamos conocen este tipo de estudios? Esto es clave. Si un familiar te recomienda la medicina alternativa, pues es probable mas no seguro que el paciente no tome la opción y se quede con la recomendación del médico. Pero, ¿qué si la recomendación viene de un médico? Como decíamos al principio, es bien conocido que doctores receten remedios caseros herbolarios para los males de los pacientes, y tomando en cuenta que hace poco se invirtió una millonada en el Hospital Homeopático, que algunas Universidades promueven pseudociencias, el panorama no parece muy esperanzador que digamos.

Conclusión

La opción de la medicina alternativa no es tan inocua como se pudiera pensar. Ya hay documentación que nos ayuda a saberlo. Hay estudios que afirman que en cuanto a hierbas, en muchas ocasiones lo que viene en la etiqueta del envase, ni siquiera es el contenido. Y es que, las hierbas no son controladas como lo son los medicamentos, incluso, en el caso de la famosa Ayurveda, es bien conocido que viene contaminada con metales pesados.

¿Alguna vez ha probado dos chiles de la misma planta y uno pica más que el otro? ¿Alguna vez ha tomado dos frutos de un mismo árbol y se ha dado cuenta que uno es más jugoso, o insípido, o de otro color que el otro? Igual son las hierbas que se venden sin control. Sí, algunas pudieran tener un principio activo, pero no sabemos la cantidad que tiene ni la interacción que pudiera tener con un medicamento. En mi opinión, para no arriesgarse, es mejor dejarlas a un lado.


jueves, 18 de diciembre de 2014

Nuevo proyecto: Materia Gris

Uno de mis objetivos que quería realizar antes de que finalizara el año era crear una página web para divulgación de escritos de ciencia. Lamentablemente no pude realizarlo debido a otras prioridade$, sin embargo, tomando ventaja de Facebook creé la página Materia Gris.

https://www.facebook.com/materiagrisciencia

En esta página lo que busco es compartir enlaces de ciencia, escepticismo, pensamiento crítico, ateísmo, y puntos circunvecinos para tener un conglomerado de escritos que considere interesantes o estimulantes.

La página no es con fines de lucro, es solamente un esfuerzo mío por divulgar escritos.

Otro de los objetivos de la página es que los escritos sean en español. Sí, hay muy buenas páginas de divulgación en inglés, y también hay muy buenos divulgadores de ciencia en inglés, pero, lo que quisiera es tener este conglomerado en español para un mejor entendimiento y darle difusión a divulgadores de habla hispana.

Espero que la página sea de su agrado, y, lo único que tienen que hacer es darle “me gusta” y ya con eso están inscritos.

Saludos, y los veo por Materia Gris

https://www.facebook.com/materiagrisciencia